Ruta por La Sierra de la Pila con niños

bajando de la sierra de la pila

Esta semana nos vamos a la Sierra de la Pila, situado entre los términos municipales de Jumilla, Abarán, Blanca, Molina de Segura y Fortuna, prácticamente a medio camino entre las fronteras de Provincia de Alicante y Murcia. Curiosamente, este espacio natural dispone de una impresionante riqueza técnica y paleontológica y sin embargo es uno de los menos visitados de la Región de Murcia, por ese motivo, en nuestra entrada de hoy, os lo vamos a contar todo.

Como llegar

Lo primero, como de costumbre, os vamos a contar como podéis llegar, e incluso donde poder alojaros si venís de fuera y os queréis quedar un fin de semana. Sin duda alguna, el lugar elegido es el pequeño pero encantador pueblo de La Garapacha y su genial Hospedería rural, desde donde el dueño, un apasionado de la montaña, ha promovido él mismo la instalación de diversas vías ferratas en las cercanías (Cabezo Miñaque y Sierra de Lugar p.e.). Aunque no lo sabemos de primera mano, varias personas nos han dicho que además, se come de lujo en la hospedería… así que ya sabéis.

La Sierra de la Pila

Volviendo a la Sierra de La Pila, una de las mejores cosas que vais a encontrar aquí, son más de 50 kilómetros de pistas forestales, que además están perfectamente marcados y señalados. No sabemos qué centro excursionista lo gestiona, pero os puedo decir que por donde nos hemos metido nosotros, no se meten ni las cabras y aun así, hemos encontrado el sendero señalizado en todo momento, o bien con marchas de PRV o con Lobitos.

Si os apetece, aparte de caminar, llevaros un estupendo recuerdo del lugar, os vamos a recomendar los quesos de cabra y oveja, las compotas y confituras, que podéis comprar en los caseríos que encontrareis en los poblados de El Boqueron, La Zarza, etc.

Pero si de todos los planes que se pueden elegir aquí, al menos si vamos con niños, el mejor es contemplar unas panorámicas alucinantes desde los 1.267 metros de La Pila, o desde Los Cenajos con sus 1.200 metros, mirador y albergue incluidos. Ya no es que la vista de para ver hasta el mar, es que si el día es claro, puedes llegar a ver prácticamente media provincia de Murcia hacia el sureste, media de Alicante hacia el noreste, el Mar menor… ¡Hasta las sierras de Albacete se pueden ver!

Ruta hasta la cima de La Pila

Os cuento, que la subida desde La Garapacha, son tres horas larguitas… con algunas cuestas de esas que te hacen sacar toxinas por cada poro de la piel… y cuando la cosa parece que se pone fácil, te ves en medio de una pared de 45 grados de desnivel, agarrándote a la roca con las manos y subiendo como una cabrilla mientras piensas “con lo bien que estaba yo en la cama esta mañana”.

Ahora también os digo, que las vistas son de otro planeta… Es casi como estar en la cima del cielo. Ver la Sierra de Callosa o la Cruz de la Muela desde ahí arriba es increíble… parecen apenas un par de montecitos pequeñitos en el medio de la vega baja. Por mucho que os cuente, no se puede describir… es una de esas cosas que tienes que vivir en persona.

Destrozating Pierning

Sobre nuestra excursión, contaros que ya desde el pueblo de la Garapacha, la cuesta empieza a destrozarte las piernas, así que si vais con niños, os recomiendo subir con el coche lo más arriba posible, que viene a ser donde está la última casa y dejar el coche allí. Un poco más adelante se acaba el asfalto, y por si cometéis la locura de querer subir por la pista forestal, más adelante encontrares un trozo asfaltado con cemento blanco, que por la lluvia, tectónica o lo que sea, se ha deformado, y prácticamente es imposible pasar con un coche por encima sin quedar con las cuatro ruedas del coche suspendidas y destrozar los bajos. ¡Si no tienes un Patrol GR, ni lo intentes!

La subida por la pista forestal, como ya os dije antes, es un poco criminal al principio y si vuestros peques no están muy acostumbrados al monte, lo van a pasar un poco mal. Eso sí, después de 10 minutos y ya entrados en calor, las cuestas siguen siendo igual de duras, pero como el ascenso en muy rápido, empiezan a ver unas vistas de aúpa y la cosa cambia bastante…

Si habéis dejado el coche en los bancales de la última casa de La Garapacha, a la media hora de haber iniciado la subida (unos 2,4 kms) llegareis a un punto donde, si no os fijáis bien, os pasareis el desvió a la derecha, o cogeréis el que no es, o sea, el segundo, que también es a la derecha… y seguiréis caminando por la pista forestal. Afortunadamente para que esto no suceda, las personas que se ocupan del mantenimiento de las pistas, han marcado la entrada del sendero que debéis tomar (el primero) con dos lobitos a cada lado. ¿Qué sucedería si tomáis el segundo desvío a la derecha? Pues no sucedería nada malo, llegarías igualmente a la cima de La Sierra de La Pila, pero rodeando la montaña por detrás, con lo que os perderíais un ascenso súper impresionante y genial a través de la montaña. Aunque por otro lado, si no os va lo de subir agarrándoos a las piedras en algunos tramos o vuestros peques son muy pequeños, mejor tomar el segundo…

Desvío solo para aventureros premium

Una vez tomado el desvío, caminaremos por un sendero, la mar de majo y asequible hasta llegar a un sitio donde parece que ha caído un meteorito y se ha cargado media montaña. No sin antes pasar entre dos enormes picos, que te harán sentirte como Frodo en la película de El Señor de los Anillos… Aquí no queda otra que buscar por donde seguir, que está perfectamente señalizado, pero que no se trata de otra cosa que un sendero entre rocas, donde habrá que hacer un poco de “escalada”. Desde ese punto y casi hasta el final de la ruta, iremos ascendiendo prácticamente como las cabras, por el medio de la roca viva de la montaña, y con todo lleno de piedras que harán que más de uno se patine… de hecho, Alejandro incluso llego a rodar por el suelo, pero no se hizo nada, ya que es un campeón.

El último tramo es pegado a la cresta, con unas vistas impresionantes… pero nosotros optamos por desviarnos y tomar por la carretera, ya que con el viento tan brutal que estábamos sufriendo, el riesgo de irnos barranco abajo era muy alto… y la verdad, no merece la pena jugarse el tipo. Eso sí, la carretera, perfectamente asfaltada, no es un paseo… es una cuesta arriba de esas que si no te provocan un infarto, poco les falta.

La Culminación

Unas 3 horas más tarde de haber bajado del coche, podréis exclamar… “Ya estoy en el cima de La Sierra de la Pila: lo conseguí” y recibir vuestro premio a modo de vistas alucinantes mires para donde mires. Desde aquí arriba, todo parece pequeño… de verdad, es dura la subida, pero merece la pena. Os decía antes, que tomar el segundo desvío (que es por donde se vuelve) no es buena idea si quieres hacer la ruta circular, porque ahora tendríais que volver por donde se sube casi escalando con las manos… y bajar por esos sitios, no suele ser buena idea. Subir para arriba, por muy vertical que sea el monte, es relativamente sencillo, pero bajar por ciertos sitios, puede ser muy complicado.

Nosotros nos hemos quedado con las ganas de subir a Los Cenajos y ver el refugio forestal, el mirador… pero ya la hora de volver se nos echaba encima y la vuelta nos ha llevado prácticamente dos horas. Así que… ¡volveremos!

A modo personal… os voy a contar que hace 5 años ya intente subir con mis peques hasta la cumbre de La Pila (por la ruta facilona, claro esta), pero debido a su corta edad y a lo dura que es la subida, nos tocó dar la vuelta… asi que para mi, hoy a sido un gran dia.

Consejos

Huye de La Sierra de la Pila si en el candelario pone Julio o Agosto… La Región de Murcia suele soportar temperaturas de 35 o 40 grados en esas fechas… el golpe de calor que te puede dar, es gordo. Ni aun madrugando, las cinco horas de ruta, harán que vuelvas para las 12:00, si empezaste a las 7:00 AM, en plena chicharrera… muerte 100% segura.

Mejores fechas, otoño o primavera, antes de que empiece a hacer calor o si te salen días de 20 grados como este fin de semana, en Enero… Eso sí, abundante agua, almuerzo, frutos secos… un desfibrilador… en fin, lo típico que se lleva en la mochila.

Y aunque me repita… la subida es toda una aventura. Si vuestros peques son todo-terrenos, se lo van a pasar pipa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *