¡Visitar Roma con niños en la post-pandemia!

Hola de nuevo a todos… ¡¡Ya hemos pasado el confinamiento!! Y después de estar encerrados tantos días, nos hemos echado a la calle como locos… y nosotros, como no, los primeros. Aunque desgraciadamente el Covid-19 sigue muy presente en nuestras vidas. Tanto es así, que el viaje de fin de curso de mi hija Irene ha sido suspendido… pero no hay mal que por bien no venga. Tras negociar con la agencia de viajes (que no estaba muy por la labor de devolver el 100% del dinero) hemos conseguido unos billetes de avión hiper low cost para ir a visitar Roma con niños (solamente 19,90 € por persona Ida y vuelta). Y lo mejor, un apartahotel para 5 días sin pasarnos de las cantidades entregadas para el viaje de fin de curso. Así que mi peque Irene va a tener un viaje de fin de curso “diferente”.

Y por si esto ya no fuese un chollazo… tenemos una sorpresa más. Nos ha acompañado a visitar Roma con niños el genial Daniel, un amigo de la familia, de 15 años, que nunca había salido de España y que se moría de ganas por conocer mundo.

Moverte por Roma con niños

Viajar en tiempos del Coronavirus.

Pues a priori, puede parecer arriesgado, pero si se toman las medidas de seguridad oportunas, salvo en casos que el ministerio de sanidad lo desaconseje, no hay problema en viajar a Italia una vez superado el estado de alarma. Es más, nos ha sorprendido durante los días que hemos estado allí, la usencia total de turismo (con lo que es prácticamente imposible contagiarte)… y por otro lado, los estrictos controles por parte del gobierno italiano para acceder a todos los sitios. He de decir, que no solo se han limitado a poner gel hidro-alcoholico por todas partes, si no que te tomaban la temperatura incluso para poder acceder a los centros comerciales. Igualmente en los transportes públicos, habían limitado de manera afectiva el contacto social mediante restricciones de aforo, asientos no disponibles, etc.

Por otro lado, la agencia de vuelos utilizada, en todo momento nos informo de las medidas anticovid. Además viajamos en un A320 prácticamente al 50% de su capacidad… De hecho, dispusimos de tres filas para nosotros en la cola del avión, donde no tuvimos “roce” con nadie.

Es curioso, que técnicamente, en pleno auge de los rebrotes en España, la sensación era la de “es más seguro irme, que bajar al bar de abajo”. Pero bueno, vayamos al lio…

visitar el Colisseo con niños

Vacaciones con “muchos” niños en Roma

Añadimos el muchos, por la presencia de nuestro buen amigo Dani… y lo de niños, vamos a tener que empezar a revisarlo, porque dentro de nada Irene cumplirá 12 años y Alejando de peque tiene ya bien poco… Casi podríamos hablar de vacaciones en Roma con adolescentes.

Si te vais a ir a Roma, lo primero que debes saber es que si vas en Julio, o vas en Agosto, te vas a asar vivo… y además, Covid-19 aparte, son los peores meses para ir en cuanto a aglomeraciones. Esta debe ser la 4ª o 5ª vez que viajo a la capital italiana y siempre ha estado abarrotada de gente. Si bien es cierto, que en esta ocasión, por culpa de la pandemia, no había ni un alma y pudimos visitar todos los monumentos sin hacer colas.

Por otro lado, es importante planificar tu visita de manera efectiva, ya que la ciudad es enorme y hay que patear lo que no está escrito para poder verlo todo. Afortunadamente la urbe cuenta con un sistema de tranvías muy efectivo y “gratuito” (digo gratuito porque nadie parece pagar por usarlo)… Eso sí, la red de líneas es un verdadero cacao y cuesta pillarle el tranquillo.

En cuanto a temas del alojamiento… nosotros nos alojamos en un apartahotel hiper barato, que resulto ser una sorpresa, ya que era enorme… Pero claro, no es oro todo lo que reluce. Su precio irrisorio era debido a la lejanía al centro. Unos 20 min en tranvía… pero si tenemos en cuenta que estamos de vacaciones y no tenemos prisa, tampoco era un problema. Eso sí, no hay que olvidar que si nos hospedamos en sitios lejos del centro, las líneas férreas terminan a las 01:00 AM y que si nos pasamos de la hora, nos tocara tirar de UBER o Taxi.

Destacar que la línea que recorre los exteriores de Roma hasta la ciudad del Vaticano, durante el mes de Julio estaba en obra y obligaba a cambiar a un autobús con las correspondientes demoras… Ignoro si en Agosto ya estará funcionando, pero si tenemos en cuenta que nuestros primos mediterráneos no son conocidos por sus prisas en dejar las cosas terminadas, seguro que aun sigue sin terminar.

visitar monumentos de Roma con niños

¿Qué ver en Roma con adolescentes?

Hay ciertas visitas que son obligadas… No puedes ir a Roma y no visitar el Colisseo, el Foro Romano… La ciudad del Vaticano, la Fontana Di Trevi, pero hay otras, que si viajas con niños… debemos plantearnos si resultas adecuadas. Por ejemplo ¿Merece la pena una cola de 2 horas para entrar a los museos capitolinos? A priori cualquiera diría que sí, ya que así podemos acceder a la capilla Sixtina… pero ¿Sabéis lo que son dos horas de cola con niños?… También he decir, que en esta ocasión no había cola alguna… pero personalmente creo que los niños pequeños no son capaces de aprecia el arte hasta el punto de que merezca la pena visitar la capilla Sixtina.

Por otro lado, sin salir del vaticano… Subir los 522 escalones para ver la cúpula de San Pedro, es toda una aventura. Que si os queréis saltar los 300 primeros, podéis optar por el ascensor… pero que bueno… 500 escalones no son nada realmente.

Quizás lo mejor de las visitas en Roma es que los menores de 16 años, prácticamente no pagan nada… Y en algunos sitios, simplemente por ser ciudadanos europeos, tampoco se paga, o te ofrecen descuentos increíbles. Por ejemplo, en el Colisseo, se puede adquirir por unos 20 euros una entrada que da acceso a La Arena, a la visita del Colisseo, al Foro y al Palatino, con pases especiales para algunas estructuras que suelen estar cerradas… Y la parte de los niños que se paga es de solamente 2 euros por la gestión Online… O sea, que cuatro personas (sin tres son menores de 16 años, claro!) que bien podrían pagar 80 euros, acaban accediendo por apenas 26 euros.

¡Oportunidades así, no se pueden dejar escapar!

visitar Roma con niños

Comer en Roma: ¡Dicen que es carísimo!

Dicen las malas lenguas que la ciudad de Roma es carísima… pero no es cierto. Una pareja se puede pegar un menú del día en el trastevere, bien rico, y apenas pagar 30 euros. Lo que es caro en Roma es la bebida… Sobre todo si es una botella de vino, que te pueden soplan 20 euros o mas por algo que puedes comprar en el hipermercado a 1,99 €. Evidentemente si vas con tres fieras, en pleno desarrollo corporal, los tienes andando 4 horas y los metes a comer en un restaurante, te arruinas.

Pero lo peor no es el componente económico, si no la barbaridad de tiempo que pierdes mientras estas sentado en un restaurante. Tiempo que podrías destinar a conocer más de esta hermosa ciudad. Para que precisamente no suceda esto, nosotros cuando decidimos visitar Roma con niños optamos por la fórmula de “Bocadillo+Transporte Publico”. Funciona de la siguiente manera… aprovechamos los desplazamientos para comernos el bocadillo que previamente hemos preparado esa mañana en el apartamento. Es efectivo, es muy económico y además permite emplear mejor el tiempo.

Supongo que muchos diréis… ¿Y vas a Roma y no comes algo típico de allí? Por supuesto… pero algo típico de verdad… y ¿Cómo se consigue eso? Pues fácil… Te bajas al supermercado que hay al lado de tu apartamento y pides a la señora de turno, que te enseñe como hacer unos buenos espagueti a la Carbonara… y no solo eso, si no que puedes comprar todo tipo de productos típicos gastando lo mismo que si te hubieses quedado en tu casa… Así nos hemos pegado cada cena en el apartamento por la noche, sin prisas, a nuestro aire y probando un poco de todo (en Roma una Coca-cola de lata son 3,50 € en un bar… La Conad-Cola vale 0,65 € :-p )

comprar souvenirs en Roma baratos

¿Cómo planificar tu visita en Roma con niños?

Bueno… lo más importante para visitar Roma con niños es saber de cuantos días disponemos. No es lo mismo pasar un fin de semana, que estar una semana entera. Pero sí que es cierto que para ver lo mas “cool” de la antigua Roma, con un par de días tenemos más que de sobra… Si disponemos de más días, genial, porque podemos olvidar los madrugones y realmente disfrutar de pasear el Tiber, de sentarnos en los aledaños de la plaza de España (ahora está prohibido sentarse en los escalones) o de jugar a buscar las iglesias de “Angeles y Demonios”.

Durante las próximas entradas del blog, os iremos contando mas consejos y trucos sobre como visitar Roma con niños de manera sencilla. También os recordamos que tenemos entradas sobre viajar a otras ciudades de Europa.

Un abrazo a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *